Crónica (soneto para el fin del mundo)

Éranse las calles engalanadas,
éranse multitudes expectantes,
tomadas las medidas pertinentes
y las fuerzas de orden ordenadas.

Grandes autoridades convocadas,
cardenales, ministros, comerciantes,
pensadores, artistas y elegantes
notarios anotando campanadas.

A algunos les entraba un sueño eterno.
¡Toda la vida esperando este día!
¿Si finalmente me espera el infierno?

¿Pasará Su Graciosa Señoría?
El Tiempo que, después del largo invierno,
pasando, anunció que volvería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s