Cosas delicadas

Ante alguien, incluso uno mismo, con cierta idea de cómo es el mundo conviene estar precavidos. Si llega al punto de proclamar cómo debe ser el mundo, huyamos sin más dilación.

Mapa Mundi de Beato de Liébana en un manuscrito del s. XI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s